512 años de Melilla española

” El día 2 de Enero de 1492, el Ejército Cristiano, que desde Abril de 1490 sitiaba Granada, penetraba por fin en la ciudad deseada, y el Estandarte de los Reyes Católicos, llevado por el Conde de Tendilla, era tremolado en la Torre más alta de la Alhambra.
Fué un momento de intensa emoción, Isabel y Fernando, con su hijo el Príncipe Don Juan, y toda la hueste, puestos de rodillas, daban gracias a Dios, mientras la clerecía que acompañaba al ejercito entonaba el Te Deum.
Había terminado la Reconquista Española, pero quedaba un problema de seguridad nacional. España acababa de salir de una gigantesca lucha de ocho siglos, sin precedente por su duración en la Historia de la Humanidad, y era preciso evitar en el futuro la repetición de nuevas invasiones. Por otra parte los ataques de los piratas turcos y berberiscos, representaban un grave peligro para las costas españolas, especialmente las de Andalucía.
Para evitar esos riesgos, era conveniente apoderarse en la costa Norteafricana, de una serie de bases que sirvieran de centinelas avanzados de la seguridad nacional, ‘Ante murales de la Corona’ las llamaban los Reyes. Y este pensamiento dominó de tal forma su ánimo, que incluso en su propio lecho de muerte, al otorgar su Testamento la Reina Isabel, cuidó de señalar a sus hijos y sucesores, la linea de la futura Acción Africana de España.
Los Reyes Católicos iniciaron a través de su Secretario Hernando de Zafra, el estudio de la posible ocupación de Melilla, sabedores de que la Ciudad se encontraba deshabitada, como consecuencia de las continuas guerras entre los Reyes de Fez y Tlemecen.
Desde la rendición de Granada, toda la costa Norteafricana venía sosteniendo animado tráfico con el antiguo Reino Nazarita, desde donde llegaban con frecuencia embarcaciones transportando a naturales de aquel Reino, que no deseaban permanecer bajo el dominio cristiano.
En Octubre de 1493, el infortunado Boabdil, en unión de sus familiares y cortesanos, desembarcan en Cazaza, lugar próximo a Melilla, para dirigirse a Fez, cuyo Sultán le había ofrecido hospitalidad. Allí permaneció hasta el año 1526 en que murió en lucha con los Xerifes.
Estos frecuentes viajes entre ambas orillas del Mar de Alborán, que se hacían en virtud de las treguas pactadas, sirvieron, para que Hernando de Zafra pudiera adquirir la información necesaria, para cumplir el mandato recibido de los Reyes.
Además de las noticias proporcionadas por marinos y pescadores que navegaban por las costas africanas, hay constancia de que pasaron a reconocerlas diversos enviados, como Lorenzo de Padilla, el Alcalde de Alcalá, Olarte, Basurto, Pedro Lazcano y hasta un sobrino de Zafra, llamado Lorenzo de Zafra.
Pero el informe más importante, que motivaría el retraimiento de los Reyes, fue el del Comendador Martín Galindo, distinguido Capitán en la Guerra de Granada, quien después de reconocer Melilla, informó desfavorablemente de la empresa.
También el Almirante de las Indias, Cristobal Colón, era opuesto a la empresa de Melilla, por temor de que se le restaran navios, para el nuevo viaje que proyectaba.
Enterado Don Juan Alonso de Guzmán III Duque de Medina Sidonia, de que los Reyes abandonaron el propósito de Conquistar Melilla decidió tomar la empresa a su cargo, con el deseo de congraciarse con los Reyes, con los que había tenido ciertas diferencias, a propósito de la ciudad de Gibraltar, perteneciente al Señorío de los Duques.

D. Pedro de Estopiñán y Virués

D. Pedro de Estopiñán y Virués

El hombre escogido para realizar la empresa, fué Don Pedro de Estopiñan Virués, Contador de la Casa Ducal a cuyos servicios había entrado muy joven. Pertenecía Estopiñan a una familia muy vinculada a las ‘entradas y cavalgas’ sobre la Costa Africana, e incluso había tomado parte en alguna de ellas. Era hombre valeroso y prudente.
Por orden del Duque pasó Estopiñan a reconocer Melilla, lo que hizo disfrazado de mercader en unión de Francisco Ramírez de Madrid, Jefe de Artillería de los Reyes Católicos y competente ingeniero. La visita a la deshabitada Melilla les sirvió de mucha utilidad, para tomar las medidas necesarias para la preparación de un castillo prefabricado, que había de servirles de protección provisional, en los primeros días de la conquista.”
“Tuvo lugar la Conquista de Melilla el 17 de Septiembre de 1497 (cinco años después de la de Granada), hecho del que recibieron gran satisfacción los Reyes, que pasaban en aquellos días por el amargo trance de haber perdido a su hijo y heredero el Principe Don Juan. Y en la citada carta enviada al Duque con fecha 18 de Octubre de 1497 le decían: ‘ Os certificamos que el servicio que nos hiziste con la toma de Melilla, y el placer que hobimos con la buena nueva, nos ha aprovechado para templar en algo el dolor que tenemos, poruq esperamos en Dios, que desto sera mucho servido…'”
Estas citas anteriores han sido extraidas del libro “MELILLA LA DESCONOCIDA” del prestigioso historiador de Melilla D.Francisco Mir Berlanga.1990.

“Melilla se incorporó definitivamente a España en 1497. 18 años antes de que lo hiciera el Reino de Navarra, 162 años antes de que el Rosellón fuera francés, 279 años antes de que existieran los Estados Unidos de América.”

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: